4.00 Appréciation globale

- Appréciation Littéraire

Hic svnt dracones I

Mientras Leo y Flamel, los nuevos aprendices de la reputada Academia, un centro de estudios para alquimistas, inician un aprendizaje marcado por aventuras extraordinarias y peligrosos retos, un señor de la guerra intenta conseguir el control de todas las belicistas tribus de la Umbría, donde seres grotescos, malignos y primitivos abrazan la fe de un oscuro culto que los reafirma en su beligerante y destructivo papel en el continente.

La intención de este villano es hacer acopio de grandes fuerzas militares para iniciar una guerra de conquista que haga sangrar el mundo, pero paralelamente y mientras los aristócratas de los reinos colindantes se enfrentan a él, envía en una misión y con intenciones ocultas a espeluznantes y poderosos siervos convocados por una terrible magia.
Pronto estallará un conflicto devastador que involucre a guerreros, alquimistas y magos. A hombres, elfos, enanos, orcos y hasta al último de los dragones.

Floro Soler
Floro Soler

25 front.book.author_anos - (46017)
Blog del autorBlog de l'auteur

« Nada reseñable que mencionar. No es falsa humildad, ciertamente no hay nada reseñable. »

Han leído este libro

Opinión general del Comité de Lectura (Lectura incompleta)

Oz
Medio Oz - (67456) / 19-Oct-2017

Lo siento. La verdad es que esta es la primera vez que ocurre, pues siempre intento por todos los medios el terminar de leer cada manuscrito que selecciono, pero este simplemente no consiguió engancharme. Llegué al capítulo cuatro, así que para nada puedo dar una opinión objetiva de toda la obra. Lo que sí puedo decir, es que todo mundo de fantasía, por más fantástica que sea la fantasía, debe tener reglas, y respetarlas. Y en esta obra en especial no he podido apreciar esas reglas. La cuestión del uso de la alquimia, por ejemplo. En obras de ficción, como lo puede ser él manga y su anime homónimo "Fullmetal Alchemist", se sostiene que toda la materia tiene ciertas características específicas, de modo que no es posible transformar un tipo de materia en otro. Dan pues, en esta obra nipona, varias interesantísimas clases de química. Pero en el manuscrito parecen utilizar la alquimia como si fuese magia, pues no respetan las características propias de cada elemento químico. Esto es importante, ya que después de todo la alquimia no fue otra cosa sino la antepasada de la química, así que respeta mucho la idea de proporción, equivalencia, afinidad y disparidad. Además de que, la química propiamente dicha, tiene mucha relación con la física. Y aunque las reacciones químicas pueden coaccionar a los fenómenos físicos, la física sigue siendo de mayor peso e importancia, ya que de sus reglas depende la conservación de la vida y del mundo como lo conocemos. Lo comento porque, en la introducción del manuscrito, se establece que los aprendices de alquimia no usan magia. Siendo ese el caso la cantidad y calidad de manipulaciones que pueden hacer resulta escasa, ya que tienen que ajustarse a las leyes físicas y al comportamiento de los elementos químicos de la materia. En "Fullmetal Alchemist", obra nipona mencionada antes, solucionaron este problema empleando principios de magia. Después de todo la magia no está peleada con la alquimia. Supongo que la categórica afirmación que se hace en el manuscrito respecto a la magia fue la causante de mi desencanto. Si la alquimia no funciona con magia, tales habilidades resultan inverosímiles. Así mismo, al llegar al capítulo dos del manuscrito, donde se menciona a los elfos, sentí la curiosidad de darle una repasada a "La comunidad del anillo" de J. R. R. Tolkien. Pasó que el libro me enganchó desde las primeras veinte hojas y no pude dejarlo hasta terminar con "El retorno del rey". Así pues volví con el manuscrito, llegué al capítulo cuatro, y sentí que estaba perdiendo mi tiempo. Todo era un completo absurdo. Perdón por no terminar de leer este manuscrito. Intentaré que no vuelva a pasar en el futuro. Ahora, si me disculpan, ya que terminé "El señor de los anillos" me apetece leer "El hobbit".